• Radware

¿Vuelve a caerse la nube pública? Predicciones para 2021


Por Prakash Sinha – 10 de diciembre de 2020



Pensé que habíamos escuchado el fin de los problemas de disponibilidad el año pasado (fíjate en mi blog del año pasado). Después de todo, la confiabilidad y tener suficiente potencia de procesamiento para mantener las aplicaciones disponibles en caso de fallas es uno de los grandes beneficios de migrar a la nube o desarrollar aplicaciones de forma nativa en la nube.


Pero, NO. Este año, la interrupción de los servicios en la web de Amazon superó todo lo que habíamos visto antes; muchos servicios, como Roku, Vonage, Adobe, Washington Post, Flickr, Autodesk, por nombrar solo algunos, sufrieron el impacto durante más de 8 horas. Dicha interrupción del servicio a menudo conduce a una mala experiencia del cliente, y los atacantes y hackers lo saben y utilizan un amplio conjunto de técnicas para causar daño. ¿Se ralentizará el paso a la nube con esta interrupción? En resumen, NO. Pero, para protegerse, las organizaciones estarán más dispuestas a no poner todos los huevos en una misma canasta de proveedores.


Habiendo dicho esto, estas son mis predicciones para 2021:



Empuje continuo a la nube


  • Las organizaciones evaluarán las opciones de múltiples proveedores y múltiples nubes para protegerse contra interrupciones en sus principales proveedores de nube;

  • las aplicaciones comerciales que impactan en los ingresos se alojarán en múltiples proveedores, y las empresas requerirán acuerdos de nivel de servicio y demandarán soluciones de alta disponibilidad;

  • la fácil disponibilidad de herramientas sofisticadas de los hackers y bots obligará a muchos a pagar por mantener los ataques de denegación de servicio fuera de las redes privadas corporativas/virtuales;

  • habrá más voluntad de invertir en capacitación para abordar problemas como el phishing y la ingeniería social que desempeñan un papel importante en las fallas humanas.



Más trabajadores remotos


  • Se harán inversiones adicionales en soluciones para mejorar la experiencia del usuario final mediante la incorporación de optimizaciones de almacenamiento en caché, compresión, WAN y servidores frontales;

  • se irá hacia un entorno de confianza cero para garantizar que solo los usuarios adecuados, autorizados y auténticos, accedan a las aplicaciones;

  • habrá una mayor implementación de autenticación de múltiples factores, inicio de sesión único, autenticación de cliente, eliminación de cifrados inseguros y cambio a TLS 1.3;


[También puede interesarte: El futuro del trabajo: La fuerza laboral híbrida]



Los ataques de raspado y de bots a las aplicaciones seguirán en aumento


  • Las organizaciones evaluarán e invertirán en mejores tecnologías de mitigación de seguridad, incluidas la protección contra bots, seguridad de las APIs, seguridad de las aplicaciones, y tecnologías de prevención de fuga de datos;

  • Inversión adicional en visibilidad y herramientas forenses en la nube para obtener visibilidad procesable para la gestión, monitoreo, auditoría, cumplimiento, análisis forense y resolución de problemas.



Falta continua de experiencia en redes y seguridad de múltiples nubes


  • La falta de la experiencia necesaria obligará a una mayor automatización de la configuración para implementar redes corporativas y políticas de seguridad, ahora en múltiples entornos de nube;

  • surgirán herramientas de automatización y coordinación mejoradas para ayudar a implementar la escalabilidad de las aplicaciones, el monitoreo, la seguridad y las construcciones de optimización en múltiples nubes;

  • muchos proveedores de servicios gestionados (MSPs) con experiencia en múltiples nubes ofrecerán sus servicios a los clientes que estén dispuestos a pagarles.


[También puede interesarte: Here’s Why We Need to Stay Safe in the New Contactless Economy]



El costo de las implementaciones en la nube volverá a convertirse en una preocupación


  • Ahora que el modelo de precios medidos y de pago por uso ha generado algunos impactos de precios para las organizaciones que se vieron obligadas a pasar a la implementación solo en la nube debido a la pandemia, seguramente buscarán reducir el costo de los procesos y las licencias;

  • los modelos BYOL (traiga su propia licencia) elásticos y flexibles en entornos de múltiples nubes ganarán el favor de los MSPs y de las grandes organizaciones;

  • los costos de operar en la nube aumentarán aún más a medida que los clientes paguen por la seguridad y la visibilidad, además de que deberán computar las workloads.


La pandemia de COVID-19 ha acelerado el cronograma de transición a la nube para muchas organizaciones. Sin embargo, las interrupciones en muchos de los mayores proveedores de servicios en la nube y los recientes ataques de hackers y de pedido de rescate destacan los desafíos de disponibilidad, escalabilidad y seguridad que deben abordarse para mantener seguros y disponibles tanto los datos de los clientes como de las empresas.


Nota: Una versión de este artículo apareció originalmente en VMBlog.com.


79 vistas0 comentarios
  • Facebook
  • YouTube
  • Twitter
  • Gris LinkedIn Icon